Las personas que viajan a menudo o simplemente que son observadoras, seguramente han notado que al recibir a los pasajeros o pasear por el pasillo, la mayor parte del tiempo las azafatas tienen sus manos atrás. Antes de revisar los cinturones de seguridad y pedirnos que apaguemos nuestro móvil.

Nosotros supimos la razón y queremos compartirla contigo.

La respuesta es algo bastante particular: antes de despegar, las azafatas deben cumplir con una función especifica, la cual es contar a los pasajeros. Los cuentan ya sea al recibirlos o en el avión cuando todos están en sus lugares. Para ello, les ayuda este simple dispositivo, un contador de clics:

Las azafatas llevan las manos atrás para no llamar mucho la atención en este proceso.

Genial